BIODESCODIFICACIÓN: ROBOS.

Antes de adentrarnos en la temática de biodescodificación robos vamos a precisar algunas conceptualizaciones  para tener otra visión del tema a desarrollar. Vamos a tomar como referente teórico al médico, psiquiatra y psicólogo discípulo de Freud, Carl Gustav Jung.

Aquello que no expresas, que ocultas se convertirá en tu destino.
Carl Gustavo Jung

Nuestra vida es un espejo de nuestro mundo interior.

Todo problema o conflicto que no resolvemos o que mantenemos oculto, o en secreto lo proyectamos en el mundo exterior. Desde esta perspectiva el mundo exterior es un reflejo de nosotros mismos. Sucede así que se nos repiten situaciones que vivimos como problemas sin que le encontremos una explicación o sentido.

Hay una repetición de situaciones (problemas, formas de vincularnos con los demás, problemas de pareja) que están vinculados a nuestros conflictos no resueltos. Ya Freud habló de la tendencia a la repetición pero Jung profundiza y nos aporta una nueva visión.

Estas situaciones no resueltas provienen de nuestra historia de vida y de nuestro árbol genealógico. Es por ello que resulta importante conocer la herencia de nuestros antepasados, sus vivencias. Puedan incidir en nuestra propia historia aquellos contenidos no resueltos que heredamos.

La lectura del transgeneracional permite encontrarle sentido a situaciones o sentimientos que vivimos y que no podemos explicar. Hacer consciente esta programación heredada nos permite darle un sentido a lo que nos ocurre. Todo aquello que ha permanecido oculto en el clan se hereda transgeneracionalmente. Es decir, heredamos los programas de nuestros ancestros.

Estos programas se expresan en el cuerpo. En situaciones o vivencias conflictivas que no podemos resolver y producen dolor y sufrimiento. Estos programas condicionan la percepción que tenemos del mundo.

Qué significa vivir situaciones no queremos o rechazamos?

Una antigua ley dice como es arriba es abajo como adentro es afuera, (Kybalion 7 leyes universales, principio de correspondencia). En ese sentido un buen observador del entorno puede encontrar sentido a una vivencia desagradable que haya sucedido.

Jung también lo desarrolla cuando habló de la sincronicidad en “La interpretación de la naturaleza y la psique”.

Para conocernos a nosotros mismos debemos integrar todo aquello que nos ocurre como parte de nosotros. En ese sentido toda vivencia, situación, personas que forman parte de nuestra cotidianidad son un reflejo de nuestro mundo interno.

Nada que no este en nosotros puede sucedernos.

Frente a esta afirmación surge inmediatamente que nadie desea que ocurra algo “malo” o desagradable.

En realidad lo que vivimos como malo o desagradable (como el caso de un robo) también tiene un sentido positivo para nuestras vidas, aunque en principio nos resulte difícil comprenderlo y aceptarlo. La clave es aquí cambiar la percepción del acontecimiento e intentar encontrarle ese sentido.

Para ello vamos a introducir el concepto de espejo y de sombra de Carl Gustav Jung.

El espejo

La teoría del espejo se basa en el concepto de proyección. Lo que vemos en otros es lo que está en nosotros mismos.

Entendemos por proyección :

En sentido propiamente psicoanalítico, operación por medio de la cual el sujeto expulsa de sí y localiza en el otro (persona o cosa) cualidades, sentimientos, deseos, incluso «objetos», que no reconoce o que rechaza en sí mismo. Se trata de una defensa de origen muy arcaico que se ve actuar particularmente en la paranoia, pero también en algunas formas de pensamiento «normales», como la superstición.

Diccionario de Psicoanalisis Laplanche Pontails pag 306 

La vida es un reflejo de nosotros mismos. Lo que cada uno percibe en el afuera está condicionado por nuestro interior. En ese sentido, todo lo que experimentamos está en uno mismo. Y cada problema es una fuente de aprendizaje.

Las emociones negativas que otra persona nos despierta tiene que ver con nosotros mismos. Por ej.
Lo que te molesta del otro es algo que está en uno mismo de manera no consciente y que tenemos que integrar.

También cualquier situación desagradable que vivimos es un reflejo de donde estamos. Por ej si vemos carencia que te molesta preguntarse en que estamos siendo carentes con nosotros mismos. Observar lo que nos ocurre en mundo exterior nos brinda una información valiosísima para nuestro crecimiento personal.

Estas situaciones que nos pone la vida por delante generalmente no las reconocemos como propias por lo cual tenemos que ser honestos con nosotros mismos y aceptar que forman parte de nuestras vidas.

Situaciones en las que nos refleja el espejo.

  1. El espejo refleja semejanzas, algo de nosotros mismos que rechazamos Lo que vemos en el afuera refleja lo que no queremos ver de nosotros mismos. El otro nos refleja nuestra sombra. Puede ser algo que vemos en los demás lo tenemos en uno mismo. Si no lo tienes dentro de ti no lo puedes ver.
  2. El espejo refleja lo contrario a lo que uno es. Este espejo refleja tu otra polaridad. Ej si eres generoso no soportas a alguien tacaño. Otro ejemplo. Si eres muy ordenado puede que veas al otro desordenado. El espejo te muestra que estas en un extremo y necesitas encontrar el término medio.
  3. El espejo refleja como tu te comportas con otras personas. Vives un suceso desagradable pero esa misma situación tu la haces con terceras personas. Por ej dices que otra persona no te escucha. La pregunta que habría que formularse cuando tu dejaste de escuchar a otra persona? O cuando tu te has dejado de escuchar a ti mismo? Se trata de tomar consciencia de eso que haces y cambiarlo.

Qué es la sombra?

La sombra se vincula a los aspectos positivos o negativos que vemos en los demás pero no podemos ver en nosotros mismos. Aquellos aspectos rechazados los vemos en el mundo exterior y nos produce angustia y repudio.

Jung habla del arquetipo de la sombra y lo define así:

Hay una parte de nuestro interior donde escondemos las cosas que no nos gustan, que no queremos ver, que chocan con nuestros valores, pensamientos y emociones amorales, desagradables, dolorosas, todo esto lo reprimimos cuando lo que nos vendría mejor es trabajarlo, reconocerlo, integrarlo….Estamos proyectando nuestra sombra en los demás continuamente, como no estamos reconociendo esto, nos peleamos y nos enojamos con otras personas y situaciones durante toda nuestra vida, sin darnos cuenta que nos estamos peleando y enojando con nosotros mismos.

En ese sentido, proyectamos en el afuera aquello que nos produce emociones negativas intensas como enojo, ira, enfado, colocamos en el afuera la responsabilidad pero no asumimos la nuestra. El reconocer e integrar nuestra sombra forma parte del autoconocimiento y el integrar aquellos aspectos sombríos o rechazados en nosotros mismos. Lo que forma parte de lo que Jung llamó individuación.

Conocernos a nosotros mismos tiene que ver con reconocer esas emociones en nosotros mismos y cual es su sentido.

La vivencia del robo.

La vivencia de robo produce una serie de emociones que son vividas con altas intensidades y frente a las cuales se produce una vivencia de victimización, la hayamos vivido o no.

Aunque no hayamos vivido dicha situación existe en muchas personas cierta victimización influenciada por mensajes que recibimos del medio social. Por ejemplo, a través de medios de comunicación, que a menudo instalan la creencia de inseguridad lo que genera un miedo irracional aun en ausencia del hecho. Esto también produce una predisposición de que pueda pasar.

Existe entonces en el imaginario colectivo percepciones y emociones subjetivas basado en creencias colectivas que producen miedo e inseguridad.

En ese sentido las emociones están vinculadas a las formas en que experimentamos el mundo. Damos una respuesta emocional en función de la cultura en que nos encontremos y las creencias de dicha cultura. Todas las creencias se encuentran instaladas en el imaginario social incidiendo en nuestras emociones y la vivencia que tenemos de determinados sucesos.

Una nueva perspectiva de análisis.

Esta visión intenta otorgarle un nuevo sentido a la experiencia, salir de la victimización e incluso lograr un aprendizaje de algo que es vivido con semejante carga negativa.

Toda situación desagradable forma parte de nosotros mismos. La vivencia de un robo, es una situación sumamente desagradable pero siguiendo las enseñanzas de las filosofías antiguas y del propio Jung podemos encontrarle otro sentido que nos aporte en nuestras vidas.

Este cambio de perspectiva requiere que podamos reconocer que dicha experiencia nos está queriendo decir algo y aprender de la misma.

Si salimos de la victimización, culpabilizando el afuera, podemos preguntarnos porque vivimos dicha experiencia? qué tiene que ver con uno mismo?

Cambiando la óptica ese suceso desagradable puede estar reflejando muchas cosas de nosotros mismos, por ejemplo, frente a un robo, puede que tú lo estés haciendo a terceras personas, tal vez sin una intención consciente.

Otro ejemplo de este espejo puede tener que ver con estarse “robando” a uno mismo. En ese sentido hay que ser honestos y revisar nuestra vida. Por ejemplo tal vez tengamos una vida con demasiado trabajo y responsabilidades y no estamos dando tiempo al placer y a nuestros seres queridos, es decir, en este caso, nos estamos “robando “tiempo.

El sentido que cobra en este caso, el hecho del robo, tiene más que ver con el estar robándonos a nosotros mismos por ejemplo tiempo de nuestra vida.

La interpretación de la situación es personal, depende de cada persona pues tiene que ver con la historia de cada uno y sus vivencias.

Solo siendo honestos con nosotros mismos podemos encontrarle el sentido. Y en caso de no poder encontrar ese sentido es importante recibir una orientación, pero ten presente que siempre la respuesta está dentro de ti .

Unas palabras finales.

Para culminar citamos nuevamente a Carl Gustav Jung

Aquel que mira hacia afuera suena, quien mira hacia adentro despierta.

Ese despertar tiene que ver con el autoconocimiento, el observarnos, el ser honestos con nosotros mismos venciendo nuestras resistencias y reconociendo el afuera como portador de una información valiosa que está en nosotros mismos.

Aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, fuerzan a la Consciencia cósmica a que les reproduzcan tantas veces como sea necesario para aprender lo que enseña el drama de lo sucedido. Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma. 

[Total:14    Promedio:3.2/5]
2018-10-06T17:01:33+00:00

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.