LA ADICCIÓN EMOCIONAL

L a adicción emocional es una de los grandes problemas de relacionamiento. Vamos a abordar el apego afectivo desde la normalidad hasta la adicción emocional

EL APEGO AFECTIVO

Todos establecemos desde que nacemos, vínculos afectivos con otras personas. Por ser seres que necesitamos a un otro para poder sobrevivir y luego por ser seres sociales que necesitamos el vinculo y el contacto con otras personas.

El primer vinculo que tiene el bebe con su madre, es un apego afectivo con quien lo provee de afecto, de comida y todo lo necesario para la subsistencia.

Más tarde el padre suma al afecto el reconocimiento, la valoración e impulsa al niño al mundo.

En el desarrollo normal estos apego primarios son positivos y necesarios para el crecimiento y desarrollo del niño.

Luego con el tiempo es superado al lograr el niño un grado mayor de independencia .

Y el niño siente que no necesita estar apegado porque ve al mundo un lugar lleno de posibilidades a ir descubriendo.

Sin embargo en casos de ausencia afectiva en los primeros vínculos o la sobrepresencia hace que el proceso de individuación no se produzca de manera normal.

Es decir, el exceso o por defecto afectivo en los vínculos primarios tiene su incidencia en el desarrollo psicológico de la persona . Más tarde estas formas de relacionamiento se instauran en las relaciones de pareja.

La persona con dependencia emocional va a intentar suplir estas carencias afectivas buscando en la otra persona el afecto, los cuidados y la valoración que vivió como carencias en los primeros vínculos. En las relaciones de pareja intenta cubrir esa carencia proveniente de la infancia .

LA ADICCIÓN EMOCIONAL

Es habitual en la consulta situaciones de pareja donde existe un apego afectivo muy intenso al grado de la dependencia emocional.

Lo que hace que estos tipos de relacionamiento se conviertan en una adicción emocional.

La persona necesita al igual que en cualquier adicción un aumento de su objeto adictivo, en este caso es la otra persona .

PORQUE HABLAMOS DE ADICCIÓN EMOCIONAL?

Porque la persona que tiene una adicción a otra persona que puede ser la pareja necesita cada vez mas de la otra persona. Lo que antes le era suficiente ya no le alcanza al igual que puede suceder con una droga,

Por la reiteración en que esta forma de relacionamiento se produce.
Dicho en otras palabras la persona no puede o no sabe relacionarse de otra forma.

Siempre busca a un otro que pueda suplir sus carencias y repite las forma de relacionamiento con distintas parejas/

COMO SON LAS CONDUCTAS DEL DEPENDIENTE EMOCIONAL?

La dependencia que se genera en la adicción emocional se traduce en conductas ansiosas, de tristeza, miedo o enojo ante la no presencia de la otra persona..

La falta la persona puede ser real o fantaseada.

El otro pasa a ser una necesidad de la cual no se puede prescindir.

Pero a la vez esa relación no provee de todo lo que el dependiente emocional supuso que haría, lo que le produce aun más ansiedad y tristeza.

LA DEPENDENCIA AFECTIVA Y LA COMPLACENCIA

Las conductas complacientes pueden ir desde en no contrariar a la pareja, colmarla de regalos, hacer lo que le pide con tal de ser aceptados.

Se autoexigen con el objetivo de complacer a la pareja.

La dependencia afectiva es la forma de relacionamiento y es independiente de la pareja de turno. Es decir es la forma en que esa persona se relaciona con todas las parejas que pueda tener a lo largo de la vida.

La otra parte de la pareja suele ser una persona crítica, de carácter fuerte, que no suele “valorar” las actitudes y conductas del dependiente afectivo.

El dependiente afectivo  es consciente de ello y se exige más y más por mantener la relación sin los resultados esperados.

Por este motivo el apego emocional lleva a la persona a estados ansiosos y depresivos

QUE EMOCIONES O SENTIMIENTOS SUBYACEN A LA ADICCIÓN AFECTIVA

Existe en estas personas un gran temor, miedo a perder a la persona amada, miedo a la soledad, etc. Estos miedos tienen sustento una baja autoestima.

No se sienten capaces de ser amados por si mismos. Por lo que manifiestan en muchos casos conductas complacientes hacia el otro basadas en el temor de perder el amor de su pareja.

MODO DE VIDA DEL DEPENDIENTE EMOCIONAL

En el apego emocional la persona dedica todo su tiempo a su pareja. Incluso acota su vida social por no dejar sola a su pareja.

Lo mismo en relación a cualquier actividad, deporte, hobby  de su agrado lo deja para pasar más tiempo con su pareja.

Las relaciones con dependencia emocional no culminan con un final feliz pese a los esfuerzos del dependiente emocional.

Con frecuencia ocurre que agobia a su pareja con sus cuidados, que pueden llegar a ser persecusiones.

Tampoco el adicto emocional se siente a gusto en la relación. No se siente valorado en sus esfuerzos ni siente que recibe el afecto anhelado.

En caso de que duren un tiempo se generan vínculos insanos de dominación y sumisión. Vínculos que intentan manipular la relación de ambas partes.

El dependiente emocional suele reclamar la valoración de sus gestos y conductas hacia el otro miembro de la pareja. Siente que deben ser retribuidas.

NUESTRA PAREJA NO VA A LLENAR NUESTRAS NECESIDADES

Lo que la persona busca en el afuera no lo logra satisfacer y tampoco es misión del otro. hacerlo

El otro no está para satisfacer las necesidades de la pareja. Es por ello que este tipo de relacionamiento culmina en la separación de pareja.

Nadie puede valorarnos si uno mismo no se valora para lo cual el adicto emocional no posee una autoestima suficiente .

El reconocimiento de la adicción, es el primer paso a superar dicha adicción emociona;/ También el apoyo del entorno y comenzar un proceso terapéutico  es necesario para superar la situación.

Fortalecer la autoestima, conocerse a si mismo, reconocer los propios errores y los aciertos y potencialidades. Lograr no ser tan permeable a las opiniones de los demás. Ser capaz de poner límites sanamente.

AUTOESTIMA, AUTOCONOCIMIENTO Y TERAPIA

 

Ello requiere un trabajo interno, comenzar a focalizarnos en nosotros mismos. Lo cual no resulta fácil para las personas dependientes pues priorizan al otro antes que a si mismos. Y a pesar de ello no obtienen  los resultados esperados.

El miedo a ser excluidos a que no me quieran, hace que el dependiente no pueda decir que no. Por tanto no logra poner  límites saludables.

Conocerse a uno mismo y aprender a poner límites al otro cuando algo no nos gusta o no queremos hacer.

Reconocer nuestras emociones frente a una determinada situación, sea positivas o no tantos apropiarnos de ella y poder observarlas.

Tomar conciencia de porque la emoción nos moviliza tanto, que pensamientos la están sustentando resulta ser un buen ejercicio

También es importante reconocer  nuestros potenciales, trazarse metas a alcanzar nos hace fortalecer la autoestima

[Total:2    Promedio:5/5]
2018-07-13T20:10:12+00:00

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.