fbpx

Vive tu vida como desees vivirla!

CREENCIAS LIMITANTES Y POTENCIADORAS.

Aprende a desprogramar tus creencias y vive la vida que deseas. DIRIGETE AQUÍ..

En otro artículo ya hablamos de las creencias y como estas creencias limitan nuestra vida.

Son en su mayoría inconsciente inciden en nuestra forma de percibir la realidad. Es decir condicionan nuestras percepciones.

Las creencias son para cada uno de nosotros “verdades”, incuestionables y como verdades son resistentes al cambio. Así es que nos mantenemos en nuestra zona de confort y que es allí donde nos sentimos seguros y protegidos por nuestras creencias.

Por ejemplo el dicho popular “mas vale malo conocido que bueno por conocer”, es un ejemplo de lo que hablamos. Y ese malo conocido que bueno por conocer, es aplicable en cualquier área de nuestra vida, por ejemplo un trabajo o porque no una relación.

Este dicho se sustenta en la creencia que es mejor estar seguros aunque no estemos del todo bien por ejemplo en el trabajo.

Hay muchas creencias de este tipo que compartimos ya que gran parte de nuestras creencias provienen del medio social y cultural que estamos insertos y de nuestro clan.

Por tanto si bien hay creencias compartidas, que no tienen porque ser verdad, aunque sean compartidas por un grupo social. Hay otras que depende del contexto familiar en que crecimos.

A modo de ejemplo una creencia compartida socialmente podría ser si te desabrigas vas a resfriarte o engriparte. Puede que si, puede que no, pero lo decimos como una verdad.

No hace mucho tiempo estaba la creencia que los antibióticos “son buenos” para salir de una gripe rápidamente. En la actualidad esa creencia cambió y ya no se recetan antibióticos para una simple gripe.

Por eso este tipo de creencias están vinculadas a lo que las sociedades en un momento determinado y se entienden como verdades.

Con respecto a las creencias familiares, pueden diferir de una familia a otra. Por ejemplo una familia puede tener la creencia que el trabajo duro es la base del sustento.

Y otra familia que una buena preparación educativa te permitirá tener mas beneficios económicos con menos esfuerzo.

Otra familia puede creer que lo importante mas que trabajar duro como la primera, o la preparación educativa como la segunda, para esta tercer familia, lo importante es el dominio de las nuevas herramientas tecnológicas son las que ofrecerán más recursos económicos.

LAS CREENCIAS NO SON NI BUENAS NI MALAS. SON POTENCIADORAS O LIMITANTES.

Las creencias en si mismas no son ni buenas ni malas. Lo que puede ser bueno en un momento socio histórico cultural puede no serlo en otro. Las creencias que comparte una familia pueden ser buenas en ese núcleo familiar pero no ser compartidas por otro.

Por eso las creencias no son ni buenas ni malas. Son potenciadoras o limitantes.

Las creencias potenciadoras son aquellas que te permiten crecer y realizarte en los distintos ámbitos de la vida. Son creencias habilitadoras que propician logros personales y benefician nuestra autoestima. Estas creencias te permitirán desarrollar tu potencial, ser tu mejor versión.

Las creencias limitantes, son aquellas que nos limitan nuestro potencial. Ya que como vimos anteriormente las consideramos verdades, por tanto pensamos y actuamos en función de ellas aunque muchas veces limiten nuestras vidas.

Por ejemplo no estoy conforme con mi empleo actual, pero lo primero es la seguridad, por tanto me aguantaré en este empleo pues puede ser peor.

La creencia en que lo primero es la seguridad, nos limita a encontrar un mejor trabajo.

No soy feliz con mi pareja, me ha sido infiel y lo he perdonado. Me separaría pero me tengo que aguantar por mis hijos.

Este tipo de pensamiento puede estar ligado a la creencia que la pareja es para toda la vida, o en que las mujeres tienen que soportar infidelidades, o en alguna otra creencia que ha sido transmitida por generaciones anteriores.

CREENCIAS LIMITANTES E IDENTIDAD.

Desde pequeños recibimos mensajes que quedan instaurados en nuestro inconsciente y los asumimos como verdades incuestionables.

Estos mensajes provenientes de adultos generalmente, padres, abuelos, educadores, puede que haya sido dicha con una buena intención o en un contexto o situación en particular, sin embargo nosotros la integramos como verdad.

Por ejemplo mensajes como tales como :

“No eres capaz, eres miedoso, no eres bueno en x cosa, fulano es mejor que tu”.

Este tipo de mensajes desvaloriza a quien los recibe, sobre todo cuando han sido recibidos en la infancia. El niño es muy permeable a los mensajes de los adultos significativos.

Lo que de adulto te limita en tus proyectos porque te sientes [email protected] Tal vez empiezas algo y no termines, o ni siquiera te atreves a comenzarlo. Lo que afecta tu autoestima.

“Las personas buenas se preocupan por los demás”.

Seguramente te preocuparás más por los demás que por ti y terminará trayéndote más problemas que beneficios en tus relaciones interpersonales.

“No eres bueno, por lo tanto no mereces….”

Si has recibido este mensaje, posiblemente te sientas no merecedor. No merecedor de recibir cariño de otros, no merecedor de una buena paga, por ejemplo.

“Las personas buenas cuidan de los demás”.

Igual que el ejemplo anterior, cuidarás de los demás, pero quien cuida de ti?

“Un niño calladito se porta bien, es bueno”.

Creencia para que te quieran es mejor callarse no confrontar, así te llevarás bien y tendrás muchos amigos. A partir de esa creencia ocurrirá que no expresarás abiertamente lo que sientes y piensas por lo que tendrás dificultar para poner límites a las personas.

“Hay que valerse por si mismo, no pedir nada a nadie, ni depender de nadie, ser autosuficiente”.

Seguramente terminarás haciendo todo en tu casa, en el trabajo, con tu grupo de amigos. Lo que hará que no tengas tiempo para ti y dificultará tus relaciones.

“Con sacrificio las cosas se logran”.

Parecería que las personas que tienen instaurada esta creencia se sacrifican mucho pero no logran tanto ya que el énfasis está puesto en el sacrificio no en el logro.

Perseguir metas pueden significar esfuerzo pero no deberían implicar sacrificio sino más bien disfrutar ese camino que conduce al objetivo.

“Si fracasas una vez deja de intentarlo eso no es para vos”.

Esta creencia te limita a lograr tus objetivos y es totalmente falsa. Puesto que todas las personas que han alcanzado sus metas, han fracasado reiteradas ocasiones pero han sido perseverantes.

“Ya sos grande para estudiar, empezar a hacer tal deporte, o cualquier cosa”.

Esta creencia limita tu vida y es totalmente falsa.

“El dinero siempre trae problemas”.

Esta creencia puede limitar tu bienestar económico. Generalmente es una creencia proveniente del núcleo familiar.

“Si estudias x cosa no vas a poder vivir de eso”.

Esta creencia se vincula al valor social dado a determinadas profesiones y la desvalorización de otras. Y no necesariamente si te gusta las artes por ejemplo te tiene que ir mal o si estudias una profesión socialmente valorada te irá bien. Todo depende de ti.

“Todos en la familia somos x cosa porque quieres hacer algo distinto”.

En esta familia no se estudia se trabaja. En esta familia somos todos profesionales y vos no queres estudiar. Estas creencias de alguna manera no solo te limitan sino que te han condicionado. Puesto que si las trasgredes posiblemente no seas aceptado por tu clan y esto incide en tus decisiones aunque no seas consciente de ello.

Estos son solo algunos ejemplos de creencias.

Cuando detectes una creencia intenta cuestionar su veracidad sobre todo si sientes que esa creencia te está perjudicando. Cuestionarla es el primer movimiento que puedes hacer para cambiar esa creencia limitante por una potenciadora.

CREENCIAS QUE LIMITAN TU PERSONALIDAD: LOS IMPULSORES

Eric Berne psicólogo humanista creador del análisis transaccional, identificó lo que llamó impulsores de la personalidad o drivers

Los impulsores son fijaciones cognitivas, formas de pensar, creencias. Los impulsores parecerían ser positivas pero son negativas a la vez. Son mandatos que motivan e impulsan pero a la vez limitan.

A lo largo de nuestro desarrollo emocional hemos ido incorporando creencias que como veíamos anteriormente que apuntaban a ser “buenos niños y mejores adultos”. Seguramente encontrarás uno o varios de estos impulsores en ti.

Este tipo de creencias son en apariencia potenciadoras sin embargo terminan siendo limitantes.

Ejemplos de impulsores.

  1. Se perfecto. Estas personas son detallistas, buscan hacer todo bien perfectamente. La valoración de uno mismo está en hacer todo perfecto. El mensaje recibido “las cosas deben hacerse bien cueste lo que cueste”
    Pero que pasa cuando esto no ocurre cuando no todo sucede de forma perfecta?. Esta persona pretende que todo sea perfecto incluso cosas no tan importantes. Y exigen de los demás la perfección.
    Se exigen más y más pues nunca están satisfechos. Esto puede llevar a que la persona no se relaje por temor a cometer errores o no intentar algo por miedo a cometer errores. También puede traer problemas en las relaciones interpersonales por su exigencia al otro. Este impulsor te potencia o te limita.
  2. Se fuerte Este impulsor puede tener beneficios pero tienen grandes limitaciones. Tras la máscara de fortaleza la persona tiene dificultad para expresar sus emociones y sentimientos como tampoco acepta rasgos que considera de debilidad en otras personas. Por tanto es incapaz de expresar emociones como la ternura mucho menos el llanto. Este impulsor proviene de mensajes recibidos en la infancia tales como “Llorar es para los débiles o es de mujeres ”.
  3. Complace La persona complaciente busca agradar a los demás y se siente bien cuando se lo reconocen. El ser complaciente es una gran limitación a la personalidad pues no se expresa lo que realmente piensa y siente por agradar a otros. Mensajes recibidos “No seas egoísta, piensa primero en los demás”
  4. Apresúrate Todo es para ya. No se toma tiempo por tanto es imposible que esta persona pueda disfrutar de una actividad, tarea o la compañía de otras personas. No se da tiempo a si mismo ni a los demás. Este impulsor puede ser beneficioso en parte, pero tiene grandes limitaciones para la persona incluso a nivel de salud ya que puede vivir un gran estrés y ansiedad. Los mensajes recibidos “si no eres rápido nunca conseguirás nada en la vida”
  5. Intenta Hay que intentarlo! Incluso aquello que escapa a nuestras posibilidades objetivas. Yo puedo intentar ser una gran pianistas pero si no he dedicado tiempo suficiente aprendiendo, prácticando para ser una gran pianista difícilmente lo logre por más que lo intente. Para ello es necesario aceptar nuestras limitaciones reales y tener metas mas reales.
  6. Esfuérzate Aunque no lo consigas esfuérzate. Este impulsor premia el esfuerzo no el resultado y generalmente logra su objetivo en estas personas que por más que se esfuercen no logran la meta. Ya sea porque sus objetivos son difíciles de conseguir o no muy claros. El mensaje “Todo cuesta y lo que no cuesta no merece la pena”.
  7. Ten cuidado Mensajes Antes de hacer algo piénsalo bien, no te confíes, etc. Este mandato nos genera inseguridad e indecisión.

Lo que sucede que tras estos impulsores que parecerían ser en principio positivos, hay un mandato limitante. Cuándo es limitante? Cuando el driver dirige nuestras vidas.

CAMBIO DE CREENCIAS .

Las creencias limitantes es posible cambiarlas. Un buen ejercicio es comenzar a identificarlas en nosotros mismos.

Cómo hacerlo? Una forma es observando como hablas. El artículo que te mencionaba al principio de esta nota es una buena guía para ello.

Cuando la hayas identificado, cuestiona su veracidad. Intenta salir de tu zona de confort yendo más allá de la creencia limitante. Puedes crear una creencia alternativa más saludable y perseverar en ella.

Si sientes que hay creencias que limitan tu vida, no te permiten desarrollarte, busca apoyo con un terapeuta. Al ser “verdades” tan instauradas en nosotros muchas veces es dificultoso trascenderlas para lo que resulta beneficioso realizar una consulta.

Algunas creencias son inconscientes pero actúan en nosotros. Sobre todo aquellas adquiridas en nuestra infancia a través de nuestro clan. Ni siquiera somos conscientes que operan en nuestras decisiones pero lo hacen y nos condicionan.

También hay creencias muy arraigadas al clan que se han trasmitido en varias generaciones y que resulta difícil para uno cambiar pues significaría una deslealtad con nuestro propio clan.

Hay creencias que están vinculadas con nuestra identidad con quien yo soy. Por tanto un cambio de creencias puede significa un cambio en ti muy profundo.

Por tanto hay creencias que ofrecen mayor dificultad si las deseamos cambiar y pueden requerir una guía que te acompañe en ese camino.

[Total:2    Promedio:5/5]
2019-11-09T01:15:06-03:00

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.