Te cuento la clave para mejorar tu suerte

Tuve una amiga hace años que era la mala suerte personificada.

Seguro conoces a alguien así.

  • Salía con un chico que le gustaba y era casado.
  • Conseguía un buen trabajo y cerraba la empresa.
  • Se ponía su mejor vestido y un auto pasaba por encima de un charco y la empapaba.

Cuando estaba con ella me daba miedo que un piano fuera a caer del cielo, con eso te digo todo.

Pero no era solo eso…

Era de esas personas que solo saben hablar de sus problemas y quejarse de todo.

Así que además de preocuparme por “pianos voladores”, salir con ella era una fuente de angustia constante.

Seguro conoces a alguien así.

En esa misma época un psicólogo llamado Richard Wiseman realizó un experimento para estudiar porque las personas con buena suerte tienen… pues buena suerte.

El experimento fue así.

Una serie de investigadores le dieron periódicos a 400 personas y los separaron en dos grupos:

Personas que consideraban tener buena suerte (muy pocas), y personas que no (la mayoría).

Se les pidió que contaran la cantidad de fotografía que había en el periódico y si acertaban se les pagaría 50 dólares.

Las personas que consideraban tener mala suerte cobraron todas sus 50 dólares.

Las personas que consideraban tener buena suerte cobraron todas 250 dólares.

¿Cómo?

Resulta que en el periódico había un pequeño recuadro que decía “Si lees este anuncio entrega ahora mismo el diario a los investigadores y diles que te den 250 dólares”.

Así que la buena suerte no es más que atención selectiva.

Cuando centras toda tu atención a una cosa no se la prestas a las demás y eso se conoce como atención selectiva.

Las personas menos afortunadas estaban centradas en contar fotos e irse lo antes posible.

En cambio las personas afortunadas, que eran muy optimistas y no tenían apuros, dedicaban su atención a todo el periódico.

Eso era lo que le pasaba a mi amiga…

No prestaba atención a los detalles ni veía las buenas oportunidades que se le presentaban.

Y todo esto por estar centrada la mayor parte del tiempo en sus problemas.

El problema es que…

Tus pensamientos negativos son automáticos.

Por eso pasas parte del día pensando en tus problemas, en los obstáculos que se te presentan y en los defectos que crees tener.

Necesitas que tu mente esté despejada para poder “cortar tu mala suerte”.

Y esto es algo que desde el test del periódico de Richard Wiseman se comprobó en varios experimentos. 

En la segunda semana de mi programa Descodifica tu mundo interior hay dos ejercicios que te enseñarán a despejar tu mente de problemas y pensamientos negativos.

Ni siquiera te preocuparán los “pianos voladores

Lili

¿Ataques de pánico?

Todos los días envío un correo con consejos para lidiar con la ansiedad

Es GRATIS y podes darte de baja cuando quieras.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
X

Acceder