causas del estrés

CONOCE LAS 7 PRINCIPALES CAUSAS DE ESTRÉS Y COMO CONTROLARLAS PARA QUE NO TE AGOBIE

En este artículo encontrarás muchísima información sobre el estrés. Verás las principales causas que lo ocasionan, cuales son sus síntomas y consejos para que lidies con él.

Espero te sea útil y te permita vivir tu vida con menos presiones y mayor libertad.

Las causas de estrés

Las causas del estrés no están vinculadas con un ámbito de la vida en particular, cualquier situación puede generar estrés. Pero las principales situaciones que provocan estrés son:

  1. Problemas en las relaciones interpersonales
  2. El trabajo (estrés laboral)
  3. Cambios en nuestra rutina ligados a circunstancias normales de la vida.
  4. Situaciones penosas de la vida (separaciones, pérdida de seres queridos)
  5. Situaciones cotidianas
  6. Incapacidad física, enfermedades, lesiones
  7. La inseguridad

Veamos entonces cada una de estas causales por separado.

Relaciones interpersonales

En cuanto a las relaciones interpersonales, pueden ser factores de estrés el compromiso de pareja (ya sea formal matrimonio o de convivencia).

En el primer caso el estrés puede estar generado por dudas en cuanto a la opción tomada, dudas en cuanto al matrimonio como institución. Preocupaciones económicas, inseguridad frente a la convivencia a lo nuevo, etc.

Otro ejemplo vinculado a las relaciones son las relaciones de grupo.

Al parecer el grupo de pares o amigos genera en la mayoría de los individuos un sentimiento de bienestar y se vincula con actividades de ocio y esparcimiento.

Sin embargo para otros individuos que presentan dificultades de relacionamiento, esta área es una de las causas de estrés frecuente. Así es que el individuo aumenta los grados de estrés al concurrir a una fiesta por ejemplo.

Muchas veces el estrés se produce por la incertidumbre de no saber como caerás a los demás. Afinar tus habilidades sociales es una forma excelente para solucionar este problema.

Puedes echar un ojo a nuestro curso sobre como gustar a los demás si sientes ansiedad cuando estás con otras personas.

Estrés laboral

Algunos de los factores que inciden en el aumento del estrés laboral son:

  • Aumento de las horas de trabajo (disminución de horas de descanso u ocio)
  • Competitividad laboral
  • Ambientes laborales tensos con exceso de presión y/o que ejercen altos grados de autoritarismo
  • Empleos que no son acordes a la formación y características psicológicas de la persona resultan tediosos aumentando así el estrés laboral
  • Estar obligado a priorizar el trabajo a cualquier otro tipo de actividad en tu vida
  • Poca permanencia en el hogar por motivos laborales
  • Continuar con el trabajo durante la permanencia en casa
  • Inseguridad laboral
  • Bajos salarios
  • Desempleo

Los cambios en el mundo laboral han llevado a extensas jornadas de trabajo que producen un desequilibrio entre lo que es tu vida personal y laboral.

Posponer distintos aspectos de tu vida por priorizar tu trabajo puede generar otro tipo de conflictos de tipo familiar o te puede producir salidas evasivas poco adecuadas.

Por ejemplo:

  • El alcohol
  • Exceso en el consumo de sustancias adictivas como el cigarrillo
  • Consumo de psicofármacos
  • Las drogas.

El estrés laboral te puede producir una serie de trastorno que se traducen en síntomas físicos, conductuales o psicológicos que veremos mas adelante.

Cambios en tu rutina

Un ejemplo de cambio de rutina que pueden causarte estrés es el nacimiento de un hijo. Este hecho tan particular genera una serie de expectativas que producen cambios en la pareja pudiendo producir estrés.

Una mudanza puede ser otra causa de estrés con todo lo que ello implica, el abandono del viejo hogar y la búsqueda de uno nuevo, la adaptación al nuevo hogar, al barrio, etc.

Otro ejemplo son las graduaciones. Los recientes profesionales viven dicha situación con alegría. Por otro lado la presión e incertidumbre que se produce aumenta los niveles de estrés.

Si te ascienden en su lugar de trabajo se produce un hecho similar. Puede genera en ti un conflicto entre la satisfacción que representa y las nuevas responsabilidades.

Estas situaciones ejemplifican como momentos agradables pueden ser la causa del estrés que muchas veces sentimos pero no logramos comprender.

Situaciones penosas de la vida

Toda situación de duelo produce angustia en distintos grados y es una de las causas de estrés más frecuente.

La pérdida de un ser querido es el ejemplo límite de esta categoría, pero podemos poner otros ejemplos como el viaje de un familiar o amigo cercano que te pueden producir sentimientos de pérdida y abandono.

Situaciones cotidianas

Las situaciones cotidianas como:

  • Preocupaciones económicas
  • El mantenimiento del hogar
  • Problemas domésticos
  • La vida en espacios reducidos
  • Sistemas de seguridad ineficaces
  • Falta de comodidades sanitarias, calefacción, contaminación acústica, plagas, etc.
  • El entorno (barrioi ruidoso, falta de espacios al aire libre, etc)

Estas situaciones muchas veces pueden ser las causas de estrés crónico, un estrés permanente que no logras evitar.

Problemas de salud

Las enfermedades (sobre todo largas las largas), las lesiones y las incapacidades producen frustraciones no solo física (por la incapacidades limitante) sino psicológicas y ocasionan estrés. Algunos de los factores estresantes más habituales son

  • Temores frente a intervenciones médicas
  • Temor a la enfermedad
  • Pérdida de control de su propia vida
  • Dificultades laborales debido a la lesión, incapacidad o enfermedad, ya sea temor generado por la posibilidad de pérdida de empleo o de encontrar empleo.
  • Lesiones sufridas por accidentes o causas no esperadas

En breves te contaré como puedes disminuir o evitar el estrés, incluso en circunstancias como éstas.

Inseguridad

Otra de las causas de estrés derivadas del mundo actual es la falta de seguridad que muchas personas manifiestan frente a robos, arrebatos o distintas formas de invasión a la privacidad que a diario viven muchas personas.

Pero… ¿Qué es el estrés?

El estrés es la respuesta del organismo a un acontecimiento o situación que percibe como amenaza. Esta respuesta se conoce como un mecanismo de lucha o huida, ya que las hormonas que el organismo secreta al sentir miedo proporcionan al cuerpo la potencia física para enfrentarse al peligro o bien huir.

El estrés es un concepto clínico complejo. No tiene un origen, una causa específica, su motivo es variado como has visto en la sección anterior.

Los síntomas varían de un individuo a otro, una persona puede manifestar su estres con un dolor de cabeza, otra con un dolor estomacal, otra con dificultades respiratorias y otra puede no presentar síntomas físicos pero si siente un estado de malestar permanente.

El estrés forma parte de nuestra vida cotidiana, sin embargo, hay situaciones u objetos que generan altos niveles de estrés que el organismo no puede soportar y produciendo así patologías.

Así como el metal puede doblarse y recuperar su estado original, el individuo puede soportar ciertos niveles normales de estrés y recuperarse. Por el contrario, el metal puede romperse, así como la persona puede generar una patología.

¿Cómo saber si tienes estrés? Los síntomas

El grado de estrés es variable de una persona a otra, algunos logran controlarlo otros son más sensibles y sienten dolores corporales o problemas físicos más graves.

Síntomas psicológicos

Cuando el estrés se mantiene en el tiempo se hace crónico (hablaremos de ello en breve). La persona experimenta una serie de síntomas que muchas veces no reconoce que afecta distintas áreas de su vida.

Si bien cada persona reacciona de manera diferente hay algunas manifestaciones que aparecen en todas las personas estresadas.

  • Inestabilidad emocional
  • Ansiedad
  • Mal humor
  • Depresión
  • Pérdida de confianza
  • Apatía son las reacciones mas habituales del estrés.

También puede afectar nuestra capacidad cognitiva como la memoria, la concentración y la atención.

Síntomas conductuales

  • Cambios en los hábitos (un ejemplo, cambio de hábitos de higiene)
  • Cambios en hábitos sociales(carecen de deseo o motivación para relaciones sociales)
  • Abandono personal
  • Cambios en hábitos alimentarios
  • Conducta adictiva
  • Cambio en los hábitos laborales

Síntomas físicos

  • Sudoración
  • Reacciones “nerviosas” (comerse las uñas, los labios, tocarse el cabello, etc)
  • Temblores musculares
  • Crisis de pánico (Ver Ataque de pánico)
  • Mareos
  • Molestias y dolores (dolores de cabeza, migrañas, jaquecas, dolor de mandíbulas, dolor de espalda)
  • Fatiga y alteraciones del sueño (Insomnio)
  • Alteraciones en el cabello y en la piel. Caídas de cabello, herpes, eczemas)
  • Trastornos menstruales
  • Problemas digestivos (indigestión, úlceras, espasmos o disfunciones intestinales,
  • Hipertensión arterial

Problemas sexuales

Puede traducirse en una apatía sexual falta de deseo o problemas asociados a algún aspecto de la actividad sexual (dificultades de erección, anorgasmia, eyaculación precoz).

Síntomas de larga evolución

  • Enfermedades cardíacas.
    • Sensación tensa y sofocante en el pecho
    • Sofoco o falta de aire
    • Aceleración del ritmo cardíaco
    • Retención de líquidos
    • Debilidad, vértigo, mareos, sensación de desvanecimiento.
  • Asma
  • Alergias

El estrés puede producir a largo plazo esas enfermedades. Es por ello que es importante controlar el estrés antes de que este cause serios problemas.

Como puedes controlar el estrés

Algunas de las técnicas básicas que te permitirán comenzar a controlar el estrés tienen que ver con hábitos saludables, por ejemplo:

  • Una dieta sana
  • Ejercicios habituales
  • Técnicas de relajación

Por otro lado desde el punto de vista psicológico el aprendizaje para controlar el estrés está vinculado con el cambio de ciertas actitudes o pensamientos.

Hay determinadas situaciones que sentimos no podemos controlar y producen en nosotros estrés agudo. Por ejemplo una situación de examen o las discusiones que se producen en los ámbitos cotidianos.

Generalmente ante estas situación ya de antemano, nos adelantamos con pensamientos negativos, me va a ir mal, lo voy a perder, me voy a sentir mal, voy a suspender.

La idea es comenzar a cambiar estos pensamientos. Lo voy a hacer lo mejor que pueda, no tengo porque sentir ansiedad, puedo equivocarme, ayudará a sentirse más relajados.

Sé lo que estás pensando, es fácil de decir pero difícil de hacer y tienes razón. Por eso te recomiendo que pases por nuestro curso sobre desprogramación de creencias para que tengas las herramientas que te permitan controlar tus pensamientos.

Cuando nos encontramos en una situación que nos genera estrés una buena forma de controlarlo, es tratar de explicitar lo que pensamos lo más serenamente posible.

Si nos mantenemos en silencio los sentimientos negativos quedan en uno mismo aumentando los niveles de estrés lo mismo ocurre cuando reaccionamos con ira o agresividad.

¿Cómo puedes controlar el estrés? ¿Qué debes reducir y que aumentar?

  • Reducir cargas laborales… y todo lo que vivamos como carga
  • Disminuir la dependencia de los demás con respecto a ti
  • No realices cambios si no estás segura
  • Mejora tu alimentación y realiza ejercicio físico
  • Cambia tus pensamientos negativos por positivos
  • Date un tiempo para ti misma y realiza actividades de ocio
  • Pon limites a los demás. Es saludable y una forma de evitar un estado permanente de presión
  • Elimina toda sensación de urgencia, ordena tus tiempos de manera de no sientas agobio y tómate un descanso cuando lo sientas necesario.

Siempre debes evaluar los costos y beneficios que adquieres al exponerte a una situación que es una permanente fuente de estrés.

Muchas veces la competitividad a la que estás expuesta hace que soportes determinadas situaciones y problemas o una privación durante mas tiempo del necesario.

Por ejemplo soportar un determinado empleo por temor al cambio y permanecer en una situación estresante. Estas son las situaciones que debes evitar.

Es importante que controles tu estrés pues sino éste se puede convertir en estrés crónico.

¿Qué es el estrés crónico?

El estrés que se prolonga en el tiempo se reconoce como estrés crónico a diferencia del estrés agudo que tiene una duración limitada en el tiempo (el cual veremos a continuación).

El estrés crónico puede ser consecuencia de una serie de hechos estresantes o puede vincularse con una sola situación que no logras resolver.

El área del problema mas frecuente en este caso puede estar vinculado a las relaciones interpersonales, de pareja o laborales como vimos en las “causas del estrés” al principio del artículo.

Si bien el estrés en una determinada situación no trae mayores riesgos para la salud, el estrés crónico puede ser grave afectando tanto la salud física como psicológica.

La persona que padece estrés crónico comienza a despreocuparse por su aspecto físico, aparece desalineado, descuidado puede perderle apetito o comer en exceso. También puede tener trastornos de humor o experimentar una serie de trastornos físicos.

Sexualmente el individuo experimenta falta de deseo, o a causa del estrés crónico puede experimentar diversas disfunciones sexuales, anorgasmia, eyaculación precoz, falta de erección, de deseo.

¿Cuales son los efectos del estrés crónico?

Se pueden distinguir distintas efectos en el estrés.

  1. Situación de Alerta – Reacción de Huida o Lucha que desencadena una seria de reacciones tanto físicas como de comportamiento que varían de un individuo a otro.
  2. Mantenimiento y resistencia. La persona sigue experimentando todas las reacciones del punto anterior y puede ocurrir que logre salir de la situación de estrés o permanezca en ella.
  3. Agotamiento. La salud de la persona se ve comprometida tanto emocionalmente como físicamente y aparecen una serie de síntomas que comprometen al sujeto algunos que ya mencionamos anteriormente (ver síntomas estrés)

Anteriormente te comenté que el estrés crónico puede estar asociado a una circunstancia. En esos casos la situación generadora de estrés invade toda tu vida.

Ejemplos de ello puede ser una accidente, una situación prolongada de desempleo. Comienzas a vivenciar una serie de sentimientos, impotencia, frustración, angustia durante períodos prolongados de tiempo y de manera permanente. También puedes experimentar síntomas físicos.

El estrés crónico debe ser tratado y diagnosticado en terapia. A través de las técnicas adecuadas podrás mejorar tu calidad de vida y evitar así continuar en una situación de dolencia permanente.

¿Qué es el estrés agudo?

El estrés agudo se produce cuando vives una situación de peligro inminente. Se manifiesta de un modo rápido y no permanece en el tiempo.

Al percibir la amenaza (ya se trata de una situación u objeto) desencadenarás una serie de reacciones corporales como, aceleración del ritmo cardíaco, sudoración en todo el cuerpo especialmente en las manos y pueden aparecer otros signos fisiológicos.

Algunos ejemplos en los que puedes experimentar estrés agudo.

  1. Situación de asalto o robo
  2. Exposición pública (ejemplo: pronunciar un discurso)
  3. Situación de examen
  4. Exposición ante jefes

Sin embargo no todas las personas experimentan estrés agudo ante las mismas situaciones. A algunos puede generarle estrés la espera en el dentista mientras otros la sentirán ante la presencia de algún tipo de insecto.

El estrés agudo no está vinculado exclusivamente al temor

El estrés agudo no siempre genera temor. Puede estar vinculado con otras emociones como ser ira, enojo, frustración, impotencia.

Algunos ejemplos que pueden desencadenar estas emociones:

  • La larga espera para pagar una factura
  • La imposibilidad de conciliar el sueño debido a un vecino molesto que hace ruido
  • No llegar a tiempo al trabajo debido a tráfico o que el colectivo no llega en hora

Frente a toda situación de amenaza tenemos una reacción de lucha o huida. Es decir que la respuesta inmediata ante la amenaza es enfrentarla y luchar o que intentemos retraernos rápidamente de ella.

Por ejemplo si intentan robarte o luchas para defenderte o intentas correr para escapar.

Vayamos a un terreno no tan gráfico donde podemos experimentar peligro. Por ejemplo en la universidad ante un examen puedes padecer estrés agudo por la presión que la situación de ser evaluada te genera.

En casos patológicos donde el estrés es demasiado grande puedes no presentarte al examen por la serie de sentimientos negativos que dicha situación moviliza en ti.

Pues espero que te haya gustado este artículo super completo que armé para que puedas lidiar con el estrés. Recuerda que puedes convertirte en miembro de psicosesion y disfrutar de todos nuestros cursos.

Comienza tu cambio

Inscríbete a nuestro programa “Un nuevo comienzo” y consigue ser tu mejor versión en pocas semanas.

Rellena el formulario. Te responderemos a tu correo

Acceder